MBFWMx: la buena, la mala y la horriblísima

 

El 10º aniversario de Mercedes-Benz Fashion Week México ya culminó. En esta ocasión hubo más de 30 desfiles, 5 sedes, diversas propuestas y muchísima gente.

Las revistas y las blogueras muestran los desfiles. Yo también lo hice, pero ahora quiero contarte lo que pocos dicen –y menos en un blog–sobre el evento en general. Hubo puntos buenos; sin embargo, otros fueron bastante malos y con tantos años de experiencia, ya no deberían pasar.

La buena

La incorporación de nuevas propuestas en la plataforma. No me voy a meter en temas sobre calidad y potencial de los diseñadores porque desconozco bastante de los procesos del diseño de moda. Lo que sí puedo decir es que es refrescante ver marcas diferentes a las usuales. Desde los bloques i-D y el colectivo CROM que fueron las pasarelas más alternativas, hasta más convencionales como Xico, que fue su segunda vez.

Otro aspecto positivo fue la variedad de sedes. Esto visto en el sentido que cada lugar ofrecía un ambiente particular. En cuanto a la distribución de espacios, lo comentaré en las otras secciones. Las pasarelas no solo se conforman por modelos caminando con ropa de diseñador, hay más elementos que influyen, tales como la música, los invitados, la acústica, la arquitectura del lugar, el trato con los organizadores, etcétera. No fue lo mismo ver la colección de Lydia Lavín en el hotel Sheralton que ver la de EGR en el Foto Museo Cuatro Caminos.

La alianza con Mexicouture para que ciertas colecciones pudieran ser preordenadas, al acabar la pasarela, tiene el enfoque de imitar lo que empiezan hacer algunas marcas con el “see now, buy now”, que consiste en ya no mostrar la colección de la siguiente temporada, sino la de la temporada actual para que la gente pueda comprarla inmediatamente. Esto permite a los diseñadores mexicanos competir más nacional e internacionalmente, en teoría. Falta ver cómo se desarrolla este proceso en la plataforma virtual.

La combinación de medios tradicionales (revistas, televisión) con sus editores y directores; medios alternativos (blogs, videoblogs) con blogueras y editoras en línea; celebridades. Todos cumplen la misma función: informar al público sobre lo que sucede en el evento, pero con distintos enfoques. A modo general, los medios tradicionales dan prestigio al asistir; los medios alternativos connotan que MBFWMx innova y sabe lo que es actual;  las celebridades generan popularidad para la plataforma, ya que las fotografías o videos genera muchas vistas, likes y comentarios, lo que se traduce en mayor exposición mediática. En general es bueno involucrar las distintas partes que conforman la quizá-industria de la moda mexicana porque todas tienen algo que ofrecer.

La mala

ll1
Final de Lydia Lavín

La ausencia de algunas marcas ya conocidas como Lorena Saravia o Sandra Weil. LS tiene dos ediciones que ya no presenta y es la primera vez que SW no lo hace. Esto puede interpretarse de varias maneras: la plataforma les brindó suficiente éxito para mantenerse por su cuenta. Peeeeero, la gente que le gusta la moda, sabrá que la incertidumbre siempre tiene una cara negativa. Si, en este caso, las diseñadoras ya no decidieron presentar sus colecciones, ¿no será porque la plataforma ya no les es redituable?, estar en MBFWMx no es barato. Se dice que en promedio cuesta cien mil pesos tener un lugar, claro, después de pasar los filtros de selección.

Cuando los diseñadores mexicanos crecen lo suficiente para tener una tienda propia, son más reconocidos y más consumidos, se van de MBFWMx. ¿Esto no puede interpretarse como que la plataforma es solo un escalón y no la cima a la que se desea llegar?, si así fuese, entonces hay que cuestionar el porqué de sus intenciones de huir para no volver.

La horriblísima

La logística. Diría que es solo horrible pero “horriblísima” queda mejor, como diría la niña Doriloca.

Es inconcebible pensar que después de 10 años, MBFWMx tenga tantas fallas en la distribución de espacios, la selección de sedes, la capacitación de los voluntarios y mucho más. Aquí están las contrapartes de lo bueno.

El primer día fue en el Ex Convento de San Hipólito. ¿Qué decidieron hacer?, colocar la zona de pasarela en un solo costado del patio, lo que redujo el número de asientos a un promedio de cien lugares cuando mucho. De haber usado dos costados, hubieran duplicado el número. Si lo que quieren es demostrar exclusividad, entonces no debieron invitar a todos los medios ese día, solo los selectos.

El mejor espacio fue el del hotel Sheralton. La zona de acreditaciones de medios, diseñadores era más espaciosa; el lobby previo a la sala de pasarelas era algo reducida pero no tanto como la del tercer día en Estación Indianilla. Este día la zona de acreditaciones y el lobby eran pequeñísimos, que ocasionaba que los invitados generales estuviéramos apretados.

La peor fue el último día en el Foto Museo Cuatro Caminos. En la entrada estaba la zona de acreditaciones, lo que ocasionaba largas filas y caos que se combinaba con el back de prensa (la pared con los logotipos), que se encontraba también allí, así que todos querían tomarse fotos. Al finalizar cada desfile, había que salir del lugar y rodearlo para volver a entrar, para formarse nuevamente para la siguiente pasarela.

Eso lleva a otro punto. ¿Por qué tener que formarse para cada pasarela?, por supuesto que eso no lo hacen los blogueros famosos, las celebridades e invitados VIP; sin embargo, si llevaran un control desde hace varias ediciones sobre los medios y las pasarelas que entran, podrían determinar más fácil si a cierta revista o blog se le debería dar los boletos para todo el día o no. Hay blogs que somos pequeños y estamos a la deriva de si hay lugares para nosotros o no, eso es perfectamente comprensible porque lo que MBFWMx quiere es que entren personas que generen contenido (posts, snaps, fotos, videos) que lleguen a un gran público. El problema fue que no están bien coordinados ni organizados para determinar con suficiente tiempo a quiénes y a cuántos esperan en promedio para cada desfile. Eso se puede prevenir para agilizar la entrega de boletos y el acceso.

La división clasista de invitados está en exceso marcada. Los invitados VIP tienen su zona exclusiva en lobby, no deben hacer filas para entrar a los desfiles y todo eso está bien; la crítica va para lo que sufren todos los demás invitados. No hubo asientos, más que el primer día y unos improvisados los demás, Heineken vendió sus cervezas, no hubo un patrocinador de bebidas sin alcohol, no hubo espacios claros y exclusivos para medios, todo esto son descuidos monumentales. No es por falta de recursos. Heineken no es una marca pequeña, así que pudo ofrecer algo de beber y sin cobrar. Pudieron encontrar espacios exclusivos para medios (bien señalizados) para que estos publicaran, tuvieran conectores eléctricos y crear contenidos al momento, lo cual beneficia a ambas partes. MBFWMx tiene bastantes patrocinadores y es lo suficientemente grande para que la falta de capital no sea una causa.

Los invitados generales parecíamos de segunda. De esos que están ahí pero que no importa ofrecerles comodidades básicas.

Conozco a varias personas que, gracias a que tienen su propio medio u otros trabajos, no necesitan ir a cubrir la semana de la moda en México; sin embargo, los que sí deben ir a trabajar tienen que pasar por condiciones que no son dignas ni justas. ¡Por favor!, son medios de comunicación. Ellos van a dar a la plataforma exposición y contenido. ¡Gracias a ellos la gente se entera de lo que sucede! Aunque los medios tops como Vogue o Elle van dirigidos al target que consumiría las propuestas de los diseñadores, medios de comunicación medianos y pequeños también importan porque hacen famosa, viral y popular a la plataforma. Esto se llama generar prestigio lo cual es valioso e indispensable actualmente.

Sé que difícilmente personajes como Sara Galindo o Brenda Díaz van a hablar mal sobre MBFWMx y es perfectamente entendible. Más allá de creer que solo quieren quedar bien con los organizadores, para ellas la experiencia de asistir es totalmente distinta. Ellas no hacen filas largas, no soportan malos tratos de algunos trabajadores, no tienen que sufrir por la distribución de asientos, a ellas se les da lo más bonito de la plataforma. En ese sentido, pareciera que los organizadores de MBFWMx la crearon para sus amigos y conocidos, en lugar de ser realmente una plataforma de exposición del diseño mexicano.

Hay blogs y revistas que no quieren criticar abiertamente MBFWMx por miedo a ser vetados, pero ya es momento de dejar de hacer posts de publinotas, de halagar solo para quedar bien, de felicitar de dientes para afuera. Si no se hace un análisis crítico, si no se señala tanto lo bueno como lo malo, la quizá-industria de moda mexicana no va a prosperar. No se puede mejorar si no se conocen los errores. Se trata de evolucionar, ofrecer una plataforma que realmente compita con los estándares de las más importantes a nivel mundial. ¿O es que solo queremos pasar el rato con los amigos viendo vestidos padres y chismeando un rato? Yo cuando inicié La vida fashionista, tuve el sueño de crear contenido crítico y analítico. No de criticar por criticar, sino para comentar desde mi perspectiva cómo funciona y cómo está estructurada la moda.

No sé si siquiera tenga mi blog y el post la relevancia suficiente como para que en Colöurs, la empresa que organiza MBFWMx, en su seguimiento de medios vean esto como negativo y decidan ya no invitarme a sus eventos. Sin embargo, sí sé que quiero, como muchos otros, ir a Fashion Week México y decir “Qué chingonería de propuestas, de evento, de plataforma”. Aunque todavía desconozco muchísimo sobre la moda, poco a poco he comprendido que no todo lo que se hace en México es bueno ni digno de aplaudirse. Y creo que con mi poco conocimiento, algo puedo aportar.


Fotógrafo: Fernando Ramírez

Contacto:

FB: Fernando Ramírez

Para más fashionismo, sígueme en mis redes:

Facebook /lavidafashionista

Twitter @juacocog

Instagram @juacocog

Snapchat: juacohollywood

Logo nuevo

Anuncios

5 comentarios en “MBFWMx: la buena, la mala y la horriblísima

  1. ¡Bravo! Me encantó leerte. Seria bueno que tomaran en cuenta esto. Mucha gente (como yo) ni si quiera me hubiera enterado que ya era el Fashion Week si tú no lo hubieras cubierto. Así que… Debería importarles lo que medios pequeños, grandes, nuevos y viejos, tienen por decir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s