La literatura de moda no es superficial

¿Leer sobre la moda? Se puede asegurar que eso es para personas superficiales quienes no ven más allá de la ropa, incultas en temas “realmente importantes”, sin un vocabulario amplio, con una gran escasez de valores y de ética; sin embargo, hacer un juicio de esa magnitud es caer en una contradicción a sus propias palabras porque criticar sin conocer profundamente es como juzgar a un libro por su portada.

Para empezar, hay que definir lo que es moda. Desde un punto de vista técnico y simplista se puede considerar como modos, vestimentas y adornos que son  usados durante un tiempo establecido; lo cual significa que puede encontrarse en la moda desde un simple collar de cuentas, unos tacones sin un diseño elaborado ni complicado de cualquier marca, hasta el vestido más confeccionado con los materiales más finos y delicados que pueda haber.

¿Leer sobre moda se encuentra solamente en libros especializados en este tema?, la respuesta aparentemente sería un sí rotundo, pero si se analiza un poco en obras griegas como Medea o libros como La Odisea, se puede resaltar que hay una gran importancia en las vestimentas de aquel momento, aunque no se vea de una forma directa.

En Medea se encuentra que la corona de oro y el peplo (mismos que en el contexto histórico que fueron escritos estaban de moda) que la misma Medea le entrega a Glauce estaban envenenados, sin estos elementos no se hubiera desarrollado la última parte de la historia donde Glauce muere quemada por probarse estas prendas. En La Odisea se halla la fuerza que tiene el vestido como ofrenda para los dioses.

Ahora bien, aún en libros o revistas especializados en moda se puede encontrar  información que no solo abarca eso, por ejemplo, en una entrevista a un diseñador cuando este habla sobre su última colección cuenta sobre los diferentes sucesos históricos que tomó para inspirarse y poder interpretarlo en diversas prendas, entonces ahí tenemos algo de historia y arte.

Si se le da una revista de moda a un chico o una chica quien esté interesado en el tema y la empieza a leer, ¿eso es una buena lectura o no?, según algunas personas entrevistadas en el artículo de Gregorio Hernández Zamora “¿Quién define lo qué es leer?”, no lo sería porque esa lectura no proporcionaría nada trascendental para su educación.

Sin embargo, Mario Vargas Llosa en “Un mundo sin novelas” argumenta: “Leer buena literatura es divertirse, sí: pero también aprender…”. Entonces basándose en esto si alguien lee algo que le guste va a hacerlo una y otra vez y por tanto va a aprender, no importa el tema que se haya escogido.

Para finalizar, se ha visto la trascendencia de la moda en la literatura desde los libros que narran historias donde ciertas prendas juegan un papel importante  en todo el desarrollo de la historia hasta lo que un artículo de una revista especializada en esta industria puede ofrecer como conocimiento.

Asegurar que leer sobre este tema es superficial es no querer darse cuenta de lo profundo y educativo que puede llegar a ser si se le analiza con detenimiento, no solo al saber si una prenda está de moda o no, sino lo que hay más allá de ella, lo que se requiere para elaborarla en cuestión de inspiración e investigación del tema y la gran cantidad de información histórica que se puede encontrar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s